gps

Bogotá, D.C.

Carrera 20 No. 57-51

mail

E-mail

info@fundacionkyrios.org

phone

Teléfono

(+57) 315 330 1217

La Esperanza de la Creación

Fundación Kyrios La Esperanza de la Creación

“Siempre es posible volver a desarrollar la capacidad de salir de sí hacia el otro. Sin ella no se reconoce a las demás criaturas en su propio valor, no interesa cuidar algo para los demás, no hay capacidad de ponerse límites para evitar el sufrimiento o el deterioro de lo que nos rodea.” LAUDATO SI. 208.

Me llama mucho la atención esta frase del Papa Francisco en la Carta Encíclica LAUDATO SI. Recomiendo mucho leer todo el numeral 208.

La esperanza de la creaciónCon esto quiero empezar a reflexionar sobre el hecho del cuidado de nuestra “Casa Común”, del cuidado de la ecología, los animalitos, el aire… el agua. Ahora, en medio de esta crisis del COVID-19, tímidamente va surgiendo una nueva conciencia de lo creado, del deseo de una nueva humanidad y el replanteo de un nuevo modelo político – económico.

No se trata de aniquilar lo que hasta el momento se ha conseguido, se trata de darle el verdadero sentido y cuidado de lo que nos rodea. Ese sentido que ha sido dado desde el principio y que va en evolución. En este momento es claro que la naturaleza nos ha obligado a parar el excesivo e irresponsable uso de los ecosistemas[i], del agua, del aire y el abuso de los animales. Es un llamado de la naturaleza, un llamado de nuestra tierra. Por eso quiero citar este pasaje bíblico de Romanos 8, 19 – 21 cuya redacción en la Liturgia de Las horas me gusta más y que se encuentra bajo el título: Certeza de La Gloria Futura[ii].

De acuerdo al texto, pareciera que la naturaleza tuviera esa “conciencia” para clamar al hombre diciéndole “ya basta”, “no puedo más”. Y el mismo pasaje nos dice que hemos sometido a las creaturas al desorden.

Le hemos hecho daño a la creación.

Sin embargo, ella misma, la creación, y teniendo en cuenta esa “conciencia” qué posee, tiene la esperanza de quedar libre de esa corrupción a la que hemos sometido. La creación, la naturaleza espera de nuestra respuesta a tanto descuido.

Todavía hay esperanza, dice el texto. Toda ella, la creación, espera. La naturaleza en sí, está hecha para evolucionar y sigue en proceso de evolución al igual que el ser humano pues todo está llamado a la plenitud.

Somos uno con la creación. No es magia, no es panteísmo, tampoco idolatría o nueva era. La naturaleza también es nuestra hermana como lo decía San Francisco de Asís: El hermano sol, la hermana luna, el hermano lobo, la hermana flor.

La física cuántica, la astronomía, la biología y otras ciencias han demostrado una conexión existente con todo. Que todos estamos conectados, que somos de la misma sustancia.

Por eso, al hacerle daño a la creación nos estamos haciendo daño a nosotros mismos.

Es el efecto Boomerang que se devuelve a nosotros: el daño que le hacemos a la creación regresa nuevamente a nosotros. Por eso El señor dice: todo cuanto quieran que les hagan los hombres, háganlo también ustedes a ellos. Y así aplica con la naturaleza.

En una entrevista que hizo Jordi Évole el 22 de marzo de este año al Papa Francisco sobre la crisis del coronavirus este le pregunta: ¿puede que sea todo esto un ajuste de cuentas de la naturaleza con nosotros? A lo que el Papa le responde: «Hay un dicho que seguramente vos lo conoces: Dios perdona siempre, nosotros perdonamos de vez en cuando, la naturaleza no perdona nunca… La naturaleza está pataleando para que nos hagamos cargo del cuidado de la naturaleza».

Teniendo en cuenta toda esta problemática que le hemos causado a la creación, la misma encíclica nos presenta unas líneas pastorales o de acción para empezar a cuidar de nuestra Casa Común.

Ya que mi profesión es la ingeniería y últimamente he trabajado en el diseño, quiero centrarme en el Capítulo 4, cuyo título es: Una Ecología Integral.

En el numeral 150: Ecología de La Vida Cotidiana, el Papa Francisco nos invita a trabajar desde el diseño pero con un componente adicional: tener en cuenta las necesidades humanas. No basta con solo diseñar un edificio, una estructura o un sistema si no se tiene en cuenta la calidad de vida de las personas, el encuentro mutuo, la solidaridad, el sentirnos en casa.

Por tal motivo, es muy importante que desde la fase de diseño de un proyecto así, sea necesaria la intervención de la comunidad a la cual va dirigido. Debemos evitar el imponer soluciones desde nuestro punto de vista sin tener en cuenta la perspectiva de la población que se va a beneficiar de dicho proyecto. Lo que se va a construir debe entrar en armonía con lo ya construido. El vino nuevo no debe echarse en odres viejos.

Finalmente quiero terminar con estas palabras del Padre Teilhard De Chardin:

«La cosa más pequeña que se produce en el Mundo, ¿no es siempre el producto de una formidable conciencia, un nudo de fibras confluyendo desde siempre a partir de las cuatro esquinas del espacio? La Vida no trabaja siguiendo un solo hilo aislado, ni por medio de repeticiones. Lo que hace es empujar hacia adelante y a la vez toda su red. Así se forma el embrión dentro del seno que lo contiene. Deberíamos saberlo ya. Pero hay que decir que resulta para nosotros una satisfacción el reconocer que el Hombre ha nacido bajo el signo de esta misma ley maternal. Debemos sentirnos felices de admitir que el nacimiento de la inteligencia corresponda a una inversión sobre sí mismo, no sólo del sistema nervioso, sino del ser entero. Lo que nos espanta, a primera vista, por el contrario, es el tener que darnos cuenta de que este paso, para ejecutarse, tuvo que realizarse de una sola vez.» [iii]

[i] La COVID‑19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto este nuevo virus como la enfermedad que provoca eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019. Actualmente la COVID‑19 es una pandemia que afecta a muchos países de todo el mundo. Fuente: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses

[ii] Liturgia de Las Horas del Pueblo. Quito, Julio 25 de 1991. Editorial San Pablo. Colección El Domingo. Jueves IV. Laudes. Lectura Bíblica. Página 356.

[iii] www.biblioteaespiritual.com. Teilhard De Chardin. El Fenómeno Humano. III El Pensamiento. Capitulo I. El Nacimiento del Pensamiento. I. El paso de La reflexión. A) El Paso Elemental. La Hominización del Individuo. C) Realización. Página 89.

Freddy Barón

Freddy Barón

Ingeniero Electrónico. Especialista en Instrumentación Electrónica.
Teólogo Fundación Kyrios.
Impulsor para la Pastoral Social y Justicia.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar Adentro – Fanny Marín García

Buscar Adentro Hoy quiero reflexionar sobre los hechos que han sucedido en los últimos días, solo pretendo observar, observarme. Recuerdo que el Padre Ranher dice