gps

Bogotá, D.C.

Carrera 20 No. 57-51

mail

E-mail

info@fundacionkyrios.org

phone

Teléfono

(+57) 315 330 1217

Comentarios al Padre Nuestro

Dirigido a los integrantes de la Fundación Kyrios

fundacion-kyrios-padre-nuestro

La palabra de Dios va creando en los corazones de los cristianos las actitudes, los sentimientos y la forma de ser de Jesús.

La oración del Padre Nuestro refleja la relación que Jesús construyó con Dios Padre a lo largo de su vida, sin duda esta oración se ha convertido en la más conocida y proclamada por los cristianos.

El trasegar de los siglos muestra como lastimosamente se ha reducido a una repetición mecánica, fracturando el sentido profundo que contiene y que fue entregado por Jesús en el sermón de la montaña, lugar donde se nos presenta la carta magna sobre el Reino de los Cielos, donde se detalla lo que significa ser cristiano y las actitudes esperadas de todos aquellos que siguen a Jesucristo.

fundacion-kyrios-jesus-abba-nene El Padre Nuestro se fundamenta en la experiencia única de Dios como Abba y en la unidad de Jesús con todos los seres humanos.  En el Pueblo de Israel cuando un niño era destetado aprendía a decir abba imma – balbuceos para papá y mamá –, Abba es una palabra en lenguaje de niño, vulgar, cotidiana, en ese momento de la historia nadie hubiera osado dirigirse a Dios con ella, sin embargo, Jesús lo hace, como un pequeñito que balbucea, que habla con su Papá de forma íntima, infantil, confiada, sintiéndose realmente hijo, pues bien, de esa forma tan cercana ha invitado a todos los cristianos a dirigirse a Dios.

Esta es la piedra angular del mensaje de Jesús, descubrir a Dios como Abba supone una actitud de alguien que no sabe lo que debe pedir, postura tan distinta a la de un adulto que cree saber lo que necesita en cada momento y que de esa forma pide en sus oraciones, ignorando que Dios está tan dentro del ser que conoce con mayor perfección las necesidades humanas.  Sentir a Dios como Abba exige una confianza absoluta, tal como lo dijo Jesús: “porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes de pedírselo” (Mt 6,8).  Somos sus hijos, procedemos de Él por su gracia divina, dependemos absolutamente de Él por siempre, Él nos conoce y nos ama, tal cual somos.

Ahora bien, el hecho de descubrirnos hijos del Padre nos conduce a reconocer que todos somos hermanos y como tales debemos vivir, ser hermanos implica pertenecer a la misma familia y compartir con sus miembros todo lo que se tiene y todo lo que se es, por esa razón la oración del Padre Nuestro está compuesta en la primera persona del plural, el cristianismo construye un camino comunitario, nunca personal. 

La oración del Padre Nuestro es una expresión poética, un canto, una alabanza, una súplica, compuesta por una estructura de siete peticiones, tres en honor de Dios -su nombre, su reino, su voluntad-,  y cuatro a favor nuestro -nuestro pan, nuestras ofensas, nuestras tentaciones, el mal que nos asecha-, veámoslas:

La primera petición en honor de Dios: «Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre» (Mt 6, 9b), santificar el nombre de Dios es reconocerlo como nuestro Padre Abba.

La segunda, «venga tu reino» (Mt 6,10a), es pedir que vivamos en el plan que Dios dispuso para todos, el reino no es un lugar, es un estado de vida que ya está presente dentro de nosotros y que constituido por el amor perfecto, la justicia plena y la paz absoluta, nos permite existir, movernos en Dios en cada momento de nuestras vidas

La tercera, «Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo» (Mt 6,10b), aquí pedimos que se haga la imagen de Dios en cada uno de nosotros, Él se ha hecho humano para que nosotros seamos divinos.  

En cuanto a la peticiones por nosotros, la primera, «Nuestro pan cotidiano dánosle hoy» (Mt 6,11), ese pan hace referencia a todo lo que necesitamos, material o espiritual, pero también es una propuesta de austeridad, donde se nos pide no gastar o consumir más de lo requerido, donde se nos invita a compartir y a abrir los ojos para poder reconocer quién es el más pobre en nuestro entorno. El pan cotidiano es la propuesta amorosa de Dios, a descubrir que somos una comunidad y de tal manera debemos vivir.  

La segunda, «y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores» (Mt 6,12), esta petición presenta a la comunidad pidiendo perdón y reconociendo que se debe perdonar a los hermanos, es una súplica de hermandad, de fraternidad, que reconoce la condición de hijos al reconocer la condición de hermanos, que descubre el amor magnificente, inexplicable y gratuito de Dios, comprender eso, es el secreto de la relación con Abba, si perdonamos es señal de haber entendido y aceptado el perdón de Dios al haber entendido y aceptado su amor.

La tercera, «Y no nos dejes caer en tentación» (Mt 6, 13a), en la tentación de sentirnos lejos de Abba, de no poder ver la realidad de la indisolubilidad de su portentoso amor que nos une a Él y a nuestros hermanos.

La cuarta, «Más líbranos del mal» (Mt 6, 13b), del mal que nos asusta porque ignoramos que esta petición se hizo realidad con cada palabra y cada gesto de Jesús, Él nos libró del mal mostrándonos el camino, porque el mal se esconde en la inconciencia, somos libres, pero realmente no sabemos lo que es bueno o malo para cada uno de nosotros, si tuviéramos plena conciencia de ello, nunca elegiríamos el mal.

Podemos concluir que la oración insigne cristiana es un proyecto de vida que nos conecta con la esencia de Jesús, representa nuestra identidad cristiana, nos ayuda a construirla, nos enseña que somos hijos y hermanos. La imagen que muchos tenemos del Padre castigador que pide cuenta de todo lo que se hace, dista de la imagen de Abba presentada por Cristo, recibamos en plena conciencia esa herencia maravillosa que en total gratuidad nos ha dejado el Hijo, que nuestro comportamiento no sea una reacción al miedo, sino una respuesta libre al amor desbordante de Nuestro Padre Abba.

Fanny Marín García

Fanny Marín García

Teóloga - Fundación Kyrios
Licenciada en Ciencias Religiosas - Pontificia Universidad Javeriana

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp

Una respuesta a «Padre Nuestro – Fanny Marín García»

  1. Preciosa síntesis de todo el proyecto del PAPACITO, que nos presenta su HIJO muy amado y que está querida teóloga nos pone no solo en las manos, sino en el corazón.
    Está sí es experiencia de Dios y de su proyecto, integral y encarnado .
    Gracias, mi linda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar Adentro – Fanny Marín García

Buscar Adentro Hoy quiero reflexionar sobre los hechos que han sucedido en los últimos días, solo pretendo observar, observarme. Recuerdo que el Padre Ranher dice